Skip to main content

Todos los fabricantes de audífonos ofrecen aparatos con distinto nivel de tecnología, desde los básicos hasta los más sofisticados y completos. Esta diferencia tecnológica frecuentemente significa un mayor costo para el paciente, pero para el audiólogo que realiza la adaptación puede significar obtener mejores resultados de adaptación. Una manera en como las marcas de audífonos han tratado de hacer más visible estas diferencias entre sus distintos niveles de tecnología es mediante la cantidad de canales y bandas que tiene cada audífono.

Sin embargo, ¿realmente un mayor número de canales y bandas significa un mejor audífono? Este artículo trata de responder esta inquietud basándose en la investigación del Dr. Jason Galster, PhD, que puede consultar en este enlace: https://www.audiologyonline.com/articles/value-increasing-number-channels-and-826 El valor percibido de muchos audífonos modernos a menudo se asocia con la cantidad de canales y bandas. Sin embargo, las variables que influyen en los resultados de adaptación del paciente son muchas más que simplemente estas. 

En concreto, aumentar el número de canales aumentará la carga de procesamiento de información que deberá realizar el audífono. Esto da como resultado un aumento en el retraso del procesamiento. Teniendo en cuenta que muchos audífonos se ajustan en una configuración de canal abierto, se prefiere un retraso de 5 milisegundos o menos, por lo que audífonos con un número excesivo de bandas y canales realizarán un esfuerzo innecesario a nivel de procesamiento incrementando el consumo de pilas y limitando su capacidad para otro tipo de características adicionales que son igual o más importantes.

La investigación en el área de las bandas disponibles en el software de programación de un audífono sugiere que siete bandas son suficientes para configurar una respuesta de frecuencia que coincida con los objetivos prescritos para la mayoría de las configuraciones de pérdida auditiva. Además del número de bandas, una variedad de estudios ha investigado el impacto que tiene aumentar el número de canales de compresión en la restauración de la capacidad de reconocimiento de voz y audibilidad.

Estos estudios sugieren que los audífonos con tan solo ocho canales ofrecen una resolución de frecuencia suficiente para restaurar la audibilidad, incluso en condiciones de audición con ruido de fondo. Los audífonos que ofrecen menos de ocho canales pueden no ofrecer una resolución de frecuencia suficiente para restaurar la audibilidad del habla en los casos de configuraciones de pérdida auditiva y tipos de estímulo particulares.

Por lo tanto, creemos que el número adecuado de canales y bandas debe de estar situado entre 8 y 24, siendo números inferiores a estos insuficientes para lograr adaptaciones satisfactorias y que realmente contribuyan en mejorar la calidad de vida del paciente y números superiores pueden no mostrar un beneficio directamente proporcional en la calidad de sonido percibido por las personas y por el contrario consumir recursos del audífono que pueden ser destinados a características con un mayor impacto en el bienestar de los pacientes como sensores o software de procesamiento más robusto.